Evolución del fuego desde las chimeneas abiertas

 

    image-2.jpg

 

En una chimenea tradicional el 80% del calor producido por la combustión de la leña se escapa junto con una gran cantidad de humo. A esto se suma la corriente de aire que genera esta ascensión de aire y humos calientes, causando el efecto de cara caliente y espalda fría: el aire que sale por la chimenea entra por las ranuras y puertas de la vivienda.

Una forma de reutilizar una chimenea (ejemplo a pie de página) es colocar un insert u hogar de fundición y doble combustión. La instalación de un ventilador automatizado aumenta la eficiencia al extraer más calor del fuego. El ventilador introduce aire del exterior por la parte trasera del hogar de combustión, calentándose y distribuyendo el calor con mayor velocidad. Esto asegura un ambiente cálido en toda la vivienda y contínuamente renovado.

 

LA COMBUSTIÓN DEL HUMO: 

https://www.youtube.com/watch?v=KlMYjd-0Jh8

 

Sobre estufas y el proceso de la combustión:

 

La elección del hogar de combustión, estufa o insert, debe responder a las necesidades de calefacción de la vivienda. Por lo general, un aparato de 10-12kW/h es suficiente para calentar estancias de 90-120m2 siempre y cuando esta potencia sea entregada al ambiente con eficiencia y exista un buen grado de aislamiento en la vivienda. Esta transferencia de la energía contenida en la biomasa o leña se consigue con una estufa dotada de un sistema de combustión eficiente y acompañado de una ventilación del aparato que transporte el calor lejos del hogar de combustión.

Más allá de ajustar la potencia de la estufa al tamaño de la vivienda, un aspecto muy importante a observar en una estufa de leña además de los materiales empleados en su fabricación, son las entradas de aire para la combustión. Son tres las ubicaciones habituales de estas entradas para el aire primario y secundario.

 

aire_estufa.jpg

 Vista lateral estufa de doble combustión

 

Aire primario:

1. cajón de la ceniza-rejilla

2. parte superior del cristal

Aire secundario:

3. fondo de la cámara de combustión, aprox. a 2/3 de su altura

La primera entrada, 1. de aire debe poderse regular hasta cerrarla por completo una vez la estufa está caliente (si dispone de la entrada del tipo 2.) Algunos fabricantes suprimen directamente esta entrada inferior. Para la combustión de leña (no así para carbón) sólo es necesario este aporte de aire inferior durante el encendido, y este se puede aportar encendiendo con la puerta entre-abierta.

La entrada 2. de aire ya viene siendo habitual y es llamada a veces "Air-wash", por el efecto de limpieza que produce la cortina de aire más frío que desciende por el cristal, impidiendo así que el humo lo ensucie. Esto lo hacen muchos fabricantes no poniendo el cordón superior de sellado del cristal y regulando la potencia con el aire inferior (1.) Hay estufas más deseables que precalientan este aire del cristal y posibilitan su regulación, funcionando como aire primario y secundario a la vez, consiguiendo muy buenos resultados.

La entrada de aire secundario al fondo/parte superior de la cámara de combustión (3.), es el encargado de incendiar el humo provocando la doble combustión. El aire entra precalentado en la parte alta de la cámara por efecto venturí y diferencia de temperatura, quemando los humos que se producen más abajo con las otras entradas de aire. La primera combustión genera el humo y la segunda lo quema, de ahí lo de doble combustión.

En caso de tener ya una estufa sencilla, se puede mejorar recubriendo su interior con paneles de vermiculita. Esto hace aumentar la temperatura de la combustión y la proyección de calor hacia el frente. Todavía se puede mejorar más añadiendo entradas de aire trasero a 2/3 de la altura, lo cual empieza por perforar la pared trasera de la cámara de combustión de la estufa, a la menor altura posible, y fresando la parte trasea del panel de vermiculita que cubre el fondo de la estufa, a modo de guía para el aire. La estufa debe tener un regulador de tiro en la salida para poder controlar siempre el flujo de aire/potencia de combustión.

 

fresadotras.jpg

 

A pesar del incremento de rendimiento que aporta la doble combustión en la quema de biomasa, no todo son buenas noticias. Se sabe que en el proceso se generan muy altas temperaturas, facilitando la combinación del nitrógeno con el oxígeno y formando así los dañinos óxidos de nitrógeno o NOx. Hay estudios a nivel de combustión industrial que sí contemplan entradas de aire fresco(sin precalentar) tras la doble combustión, que ayudan a oxidar/quemar el CO que pueda quedar en los gases pero sobretodo, ayuda a disminuir la temperatura de los gases de combustión. Este descenso de temperatura disminuye la formación de NOx. Los motores de combustión interna, calderas, estufas de pellets, gasoil, estufas leña de doble combustión, etc, generan NOx.

 

Lo mejor sin duda es comprar una buena estufa con rendimientos acordes al conocimiento actual (>75%), e instalarlo en una vivienda con buenos niveles de aislamiento, puesto que el mejor ahorro es la energía que no se consume.


 

 

  • osc3.jpg
  • jos1.jpg
  • sdeq.jpg
  • chimAlf1
  • chimVic1
  • chimVic3
  • osc2.jpg
  • Insert de fundición, de eficiencia mejorada con aislante de vemiculita, sistema de doble combustión y ventilación externa para la recuperación de calor
  • Estilos variados, resultado invariable: ahorro
  • Ventilador exterior insonorizado y filtro para la introducción de aire limpio en la cámara del hogar, aumentando la eficiencia en la extracción de calor y su distribución en la vivienda
  • Insert de fundición en antigua chimenea abierta, sellada con aluminio y aislada con lana de roca
  • Hogar de doble combustión en antigua chimenea abierta
  • Ventilador para la introducción de aire exterior por la parte trasera del hogar
  • Estufa modificada con el objeto de aumentar su eficiencia: cámara de combustión aislada y entradas de aire secundario